El crucifijo roto

EL CRUCIFIJO ROTO

 ¡Oh, desgracia! ¡Oh, tragedia! Contra el frío piso de piedra del patio. ¡Partido en tres pedazos! ¡Sacrilegio! ¡Tres pedazos! El que esté roto ya es de mal augurio, aún más malo es que hayan sido tres pedazos. ¡Y cuáles pedazos! La cabeza por aquí, el brazo derecho por un lado, y todo lo demás por otro. No es de extrañarse que la pobre abuela esté escandalizada, tapándose la boca con la mano para no mostrar sus pocos dientes amarillos cuando grita. El pobre Luisito nada más está confundido por los gritos de la anciana y no entiende la desgracia que acaba de arrojar sobre su casa. ¿Y si alguien de la familia se muere? ¿Y si se nos aparece el diablo? Nomás la semana pasada había venido el padre Jacinto a bendecir la casa y el chamaco ya lo había echado todo a perder. Pobre de la abuela, en la casa nueva que le puso el yerno, con tal de no andar teniendo que oír sus críticas. Y no es que a la abuela le moleste cuidar a Luisito; al contrario, ¡le encanta! Pero cuando el mocoso es el responsable de tamaña calamidad hasta ella puede olvidar que es su nieto favorito y propinarle un par de buenas bofetadas guajoloteras. Y no es para menos, las peores tragedias pueden pasar a causa de esto, pues romper un crucifijo no es cosa de juego.

Una vez que está más tranquila la abuela y amoratado y zarandeado el chiquito, hay que pensar en cómo remediar este desastre. Hay que pensar… a ver… ¡El padre Jacinto! Él sabrá qué hacer. Mejor es moverse sin perder tiempo. Luis, agarra eso y vámonos, es la orden y un silencio obediente es la respuesta. Salen los dos a toda prisa; la señora va delante toda alborotada y jalando de un brazo a la criatura. No importa que la puerta se quede sin llave, ahí la vecina seguro va a cuidar que no se meta nadie. Lo importante es llegar donde el padre, que no vive tan lejos. Listo, llegamos. La puerta de la casa del padre es de esas de metal y vidrio, y los nudillos de la abuela sufren al golpear tan fuerte y tan frecuente. Nadie responde, a pesar de la insistencia de los artríticos nudillos de la sexagenaria y de que cada toc-toc va acompañado de un buenas noches a considerable volumen. Sí, es tarde, pero no tanto. ¿Será que el padre no está?

La anciana se pone a pensar mientras el niño se saca un moco de la nariz sin saber qué es lo que está pasando. De pronto una idea ilumina la cenicienta cabeza de la abuela: hace falta una limpia. Lo bueno es que la bruja nunca descansa, si llegamos ahorita, seguro nos atiende. Pero hay un problema: ¿cómo hacerle para ir al otro pueblo a estas horas de la noche? A fuerzas tiene que ser en coche, pues la vieja no se va a lanzar al camino sola con un chiquito. ¡Don Jaime, el de las cocas! Él seguro nos lleva en su camioneta y a estas horas segurito ha de estar cenando en la taquería de don Lupe.

Don Jaime acepta sin rodeos llevar a Luisito y a su abuela al otro pueblo, dada la gravedad del asunto. Nomás que lo dejen acabarse su horchata. Listo, ahora sí, súbanse a la camioneta. El ajetreo del vehículo al moverse por el sinuoso camino sin asfaltar lastima los pobres huesos adoloridos de la abuela, divierte al pequeño Luisito y le es totalmente indiferente a don Jaime. Después de un cuarto de hora de escuchar la hojalatería de la camioneta aporrearse contra sí misma, llegan al otro pueblo. La abuela pide a don Jaime que la lleve a casa de la bruja, pero él le dice que hasta aquí la deja, que no quiere meterse en cosas raras. La abuela se baja junto con Luisto y le pide a su amable chofer que se espere ahí donde está, porque no va a tardar. La anciana y el niño caminan buscando la casa de la bruja, haciendo un esfuerzo para ver en esta tremenda oscuridad, pues el alumbrado público tiene poco de alumbrado y sí mucho de público. Por fin, aquí estamos, frente a la casa de la bruja. ¿Será que toquemos? A la abuela no le gustan estas cosas, pero no tiene otra opción si el padre Jacinto quién sabe dónde está. Pues no venimos hasta acá para no hacer nada, así que la abuela toca la puerta con fuerza.

Luisito está esperando que la señora que abrirá la puerta esté toda vestida de negro, sea fea con la cara verde y la nariz ganchuda y ande sujetando una escoba. Se sorprende mucho al ver que se trata de una viejecilla como de la edad de su abuela, chaparrita, regordeta y de color bien prieto. La abuela explica el problema a la bruja, quien no deja de santiguarse siempre que aquélla termina una oración. La hechicera no abre la boca hasta que su coetánea termina de hablar y entonces invita a sus desesperados clientes a pasar a la casa. La abuela entra apresurada jalando a Luisito del brazo, cuyos ojitos negros se mueven de un lado al otro y ven un montón de cosas raras por todas partes: frascos con animales muertos, pomos con polvos extraños y muchas, muchísimas imágenes de santos y crucifijos. La bruja toma de manos de Luisito el crucifijo roto y le da a cambio uno nuevo. Pone el viejo en una caja de cartón y agita unos ajos sobre ella. La abuela está muy cansada, así que se sienta, mientras la bruja agarra a Luisito y lo examina de arriba a abajo, haciendo sentir muy incómodo al pequeño. Ahora toma uno de los polvos y lo esparce sobre la cabeza del chiquito mientras reza alguna oración de la cual Luisito y su abuela sólo alcanzan a entender la frase Ave María, la cual, entre paréntesis, Luisito siempre ha pensado que se refiere a esa paloma blanca que sale en las estampitas que le dan en el catecismo. Cuando termina el rito, la bruja despide a sus clientes. Deben irse de prisa, porque si no, la limpia no tendrá efecto. La abuela saca de su monedero, con sus dedos arrugados y temblorosos un puñado de monedas frías y las deja en la mano extendida de la bruja. Mejor nos vamos. La anciana y el niño salen de la casa y se van a donde habían dejado a don Jaime.

Durante el camino a la casa, la abuela puede relajarse contra el plástico barato del que están forrados los asientos de la camioneta, el cual en algunos puntos deja escapar el relleno de hule-espuma, con el que Luisito se divierte, sin entender ni un detalle de la aventura de la que acaba de ser partícipe.

¡Huay! De la que nos salvamos. Bendito Dios que ya pasó todo.

Anuncios

Acerca de Maik Civeira

Escritor friki.
Esta entrada fue publicada en Las siete formas de combate. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El crucifijo roto

  1. ¿Ese cuento es del horror a través de los Siglos? No se… tengo sentimientos encontrados,,,

  2. Maik Civeira dijo:

    Jajajajaja, no. Es de LAS SIETE FORMAS DE COMBATE, mira la etiqueta 😛

Sé brutal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s