8. Dejar de ser

Índice
Capítulo anterior

 ¿Y si esto es todo? ¿Y si esto es lo mejor que va a llegar a ser? ¿El resto de mi vida sólo será una constante repetición de esto?

            En ocasiones me gusta tenderme boca arriba sobre el suelo y mi cuerpo muere y de él brota la hierba; entonces mi piel se deshace en finas hojitas de pasto, mis pestañas se convierten en briznas de hierba; saboreo un tallo resinoso creciendo en mi garganta hasta salir entre mis dientes y explotar en la copa de un bonsái; a mis oídos los inundaba el silencio vegetal y mi conciencia se divide en millones de partículas hasta que no siento ni sé ni soy nada. Dejar de ser no debe ser tan malo.

            Sonó el teléfono. Era Liliana.

            -Ya casi son las nueve, ¿no vas a venir?

            -Ya voy, mi amor.

Capítulo siguiente

Anuncios

Acerca de Maik Civeira

Escritor friki.
Esta entrada fue publicada en La Ciudad de las Palmeras. Guarda el enlace permanente.

Sé brutal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s