12. En pie de guerra

Índice
Capítulo anterior

-Libertad no es hacer lo que quieres, sino hacer lo que debes -nos decía Pelón agitando el puño y dirigiendo una mirada solemne hacia el cielo raso-. Uno es libre cuando sabe lo que tiene que hacer y lo hace. Dios nos da libertad para que cumplamos Su voluntad.

El Colegio Único Trigarante, alias Countri, es uno de los colegios privados más prestigiosos de Ciudad Plana, por dos razones principales: era absurdamente caro y encabronadamente difícil. El Colegio se jacta de ser productor de generaciones de jóvenes emprendedores y con madera para ser líderes, impulsando en ellos el sentido de la competencia y los valores cristianos más fundamentales. El encargado de inculcarnos estos últimos era el titular de la materia de Formación Humana y Cristiana, el maestro Vicente Urrutia, aka Pelón.

-No les voy a decir que el sexo premarital es un pecado, porque sé que no todos son católicos y no les importa. Pero es un error, una equivocación, y la vida pasa facturas. Si tienes sexo, o te contagias de sida o embarazas a la chica. Y si deciden abortar, que es un crimen terrible, vivirán para siempre con la culpa. La vida pasa facturas, muchachos, apréndanlo.

-Pero, ¿y si uso condón? -preguntó alguien.

-¡Los condones no sirven para nada! ¡Si tienes sexo la vas a embarazar!

-Pero ¿y si me pongo doble?

-¡Así te pongas doble o triple, la vas a embarazar!

Uno podría pensar que la boca de la que salieran tales sentencias pertenecería a un amargado sexagenario, pero Pelón apenas pasaba los treinta. Ahora que lo pienso, no sé si lo llamaban Pelón por su alopecia o porque de plano estaba calvo de ideas.

Con todo, su clase era de las que más me gustaban, porque no había que hacer ningún esfuerzo para pasarla, bastaba con responderle lo que quería escuchar en los momentos indicados.

En una ocasión, Pelón nos dio una perorata sobre el peligro de consumir marihuana:

-¡La marihuana es un droga terrible! Mata neuronas, los vuelve estúpidos y violentos, los hace cometer actos que no harían en estado normal. A los muchachos los convierte en cerdos y a las señoritas en pirujas. ¡Pero eso no es lo peor! Lo peor es que la marihuana los lleva, inevitablemente, a consumir otras drogas. Primero es marihuana, luego será cocaína, crack, morfina, heroína, anfetaminas y quién sabe cuántas cosas más, en una espiral descendente que los llevará hasta la tumba. Ah, muchachos, ¡cuántas veces he presenciado historias de jóvenes como ustedes que se pierden en las drogas! “Una probadita” dicen primero, “Sólo de vez en cuando”, se justifican después, “Puedo dejarla cuando quiera” insisten sin querer aceptar que son adictos desde la primera vez que la fumaron. Porque la marihuana te envuelve con sus raíces de planta infernal desde el primer momento en que la pruebas. ¡Y desde ese primer momento estás atrapado! Y desde ese primer momento vagarás de droga en droga, como las abejas van de flor en flor, hasta que sufras una muerte horrible, si no en un accidente o en un crimen relacionado con la droga, será por alguna de las muchas enfermedades que provoca.

Me volví para ver a mis condiscípulos. Los mismos muchachos que cada fin de semana se mamaban hasta vomitar veían a Pelón con la expresión del niño pequeño a quien le cuentan que vive un monstruo bajo la cama. Las mismas chicas que todos los sábados, poseídas de alcohol, se fajaban en medio del antro a quien tuviera la buena suerte de pasar por ahí, se persignaban horrorizadas por lo que decía el pedagogo.

Por fortuna, sonó la campana.

-Muchachos, una cosa más antes de que se vayan. Les recomiendo ampliamente este libro; se llama En pie de guerra, de Carlos Cuauhtémoc Sánchez. Lo he leído tres veces con deleite, como he leído todas las obras de este autor. Les va a cambiar la vida.

Era la última clase del viernes. Todos nos fuimos a beber.

Capítulo siguiente

Anuncios

Acerca de Maik Civeira

Escritor friki.
Esta entrada fue publicada en La Ciudad de las Palmeras. Guarda el enlace permanente.

Sé brutal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s