16. Neostalgia

Índice
Capítulo anterior

Despierto. Por las horas que siguen al sueño me domina un sentimiento de añoranza, como si algo muy querido me hiciera falta. Me entristece recordar algún tiempo pasado o un lugar que ha quedado atrás. No importa si esos momentos o lugares no fueron especialmente agradables, ni si ha pasado poco tiempo desde que los dejé.

            El recuerdo de ciertas vacaciones me hace sentir una dolorosa de necesidad de revivirlas. Si la programación de un canal de tv cambia, extraño la forma en que era antes. Si una golosina muda su imagen, siento añoranza por la anterior anterior. Si clausuran un negocio, como un bar o restaurante, lo lamento, aunque el sitio no me gustara en particular ni lo hubiese visitado más que unas pocas veces. Escuchar una canción que haya estado de moda dos o tres años antes despierta en mí la conciencia de que el tiempo pasa y no puede regresar. Me cuesta mucho trabajo deshacerme de los objetos, aunque ya fueran viejos e inservibles.

 No extraño las cosas, momentos o lugares por sí mismos, ni porque me gusten mucho. Las añoro porque las sé pasadas y fuera de mi alcance. Con todo, esta nostalgia puede ser placentera. Con masoquismo me la provoco adrede, al coleccionar objetos, imágenes y música que me remiten al tiempo perdido…

            …Así se lo expliqué a Ricardo.

            -No jodas, tienes dieciocho años. ¡Ésas son mamadas!

Capítulo siguiente

Anuncios

Acerca de Maik Civeira

Escritor friki.
Esta entrada fue publicada en La Ciudad de las Palmeras. Guarda el enlace permanente.

Sé brutal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s