18. Acto de contrición

Índice
Capítulo anterior

            -Absuélvame, padre, pues he pecado…

            -Señor mío Jesucristo…

            -…

            -¿No te la sabes?

            -Señor mío Jesucristo… Dios y Hombre verdadero… este…

            -Creador, Padre y Redentor mío…

            -Creador, Padre y Redentor mío… por ser quién eres y porque te amo sobre todas las cosas… me arrepiento de todo lo malo que he hecho y de todo lo bueno que he dejado de hacer… este…

            -Porque pecando te he ofendido a Ti..

            -Porque pecando te he ofendido a Ti, que eres el sumo bien y digno de ser amado sobre todas las cosas. Ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados…

            -Propongo firmemente…

            -Propongo firmemente, con tu guía, hacer penitencia, no volver a pecar y huir de las ocasiones de pecado… Señor…

            -Por los méritos de tu pasión y muerte…

            -Por los méritos de tu pasión y muerte, apiádate de mí y dame tu gracia para nunca más volverte a ofender… este…

            -¡Amén!

            -Amén.

            -A ver, hijo, cuéntame tus pecaditos.

            -Pues verá, padre. Yo… he… tenido relaciones.

            -¡Válgame! Has fornicado. ¿Con quién?

            -Con mi novia.

            -Mira, hijo, eso es un pecado muy grave. Dios consagró el matrimonio como único espacio para las relaciones carnales. Hacerlo fuera de la sagrada unión es pecado mortal.

            -Lo sé, padre.

            -Es natural que sientas tentación, pero debes resistirte. Debes demostrar a tu novia que la respetas. Si la quieres, sabrás esperar hasta el matrimonio. Además, el sexo es peligroso, te puedes contagiar de enfermedades o la puedes embarazar.

            -Sí, padre.

            -¿Cuántas veces lo han hecho?

            -…

            -¿No sabes?

            -No llevo la cuenta.

            -¡Válgame Dios! ¿Pues que no piensas muchacho? Una vez está bien, la carne es débil. Pero después de la primera vez debiste venir a confesarte. ¿Cuándo fue tu última confesión?

            -Hace un año.

            -¿Y esperaste tanto tiempo para venir a confesarte? Espero que no hayas comulgado.

            -…

            -¡¿Comulgaste?!

            -Para guardar las apariencias. Es que no quería que todos supieran que…

            -¿Qué? ¿Que estabas en pecado mortal? Niño, comulgar con pecado es una cosa gravísima. Gravísima. El cuerpo de Cristo no es para “guardar las apariencias”. ¿Entiendes?

            -Sí, padre.

            -¡Ave María purísima! ¿Algo más que vayas a confesar?

            -Sí, padre… También he… pues… He visto pornografía y me he masturbado viendo pornografía.

            -¡Esta juventud! Muy mal, muchacho, muy mal. Eso es pecado. Y la pornografía te lleva a tener deseos impuros. De seguro es eso lo que te impulsó a pecar con tu novia. No la veas más. Y respeta a tu novia, muchacho, respeta a tu novia. Cuando sientas la tentación, reza. Arrodíllate, cierra los ojos y reza con fuerzas. ¿Algo más?

            -No, padre. Bueno, no de pecados. Pero quería hablar con usted de…

            -Apúrate, que hay cola.

            -Sí, padre. Quería decirle que últimamente he tenido sentimientos muy desagradables.

            -¿Lujuria, hijo?

            -No, padre. Siento furia, siento cólera, padre. Siento tanto enojo que me dan ganas de destruir todo lo que me rodea. Y luego me siento muy triste, muy deprimido… A veces… siento ganas de morir.

            -Dime, ¿has venido a misa todos los domingos?

            -Casi todos, sí.

            -No debes faltar a ninguna misa, ¿entiendes? Y debes rezar todos los días.

            -Sí, padre.

            -Ahora, ésta es tu penitencia. Reza seis avemarías y seis padrenuestros. Intercalados. ¿Entendiste?

            -Sí, padre…

            -¿Algo más?

            -…

            -¿Sí?

            -No, padre, gracias.

            -En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

            -Amén.

Capítulo siguiente

Anuncios

Acerca de Maik Civeira

Escritor friki.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Sé brutal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s