38. Estamos perdiendo nuestros valores

Índice
Capítulo anterior

Estudiaba en el Countri un muchacho de apellido Xariff, hijo de uno de los libaneses ultracatólicos más adinerados de Ciudad Plana. Era un tipo alto, gordo y fortachón, un abusivo de carrera. Le valía vergas la escuela, pero nunca lo reprobaban; vandaleaba los salones, pero nunca lo castigaban. Era del grupo de “los populares” y miembro de la Planilla Azul, que desde la secundaria ejercía una dictadura sobre la sociedad estudiantil. Por supuesto, también era un prominente miembro de MEGA, el grupo apostólico juvenil del Countri, y un asistente obligado a todos los retiros y misiones.

 Los ñoños, los nacos, los frikis, los emos, y en general todo aquel que fuera demasiado débil para defenderse por sí mismo, eran sus víctimas. Les hacía calzón chino, o manita de puerco o les daba de zapes y lapos o les retorcía los pezones. Nada original, por supuesto. En una ocasión me hizo una manita de puerco muy dolorosa. Estábamos en la cancha jugando básquetbol y tratábamos de decidir cómo organizarnos en equipos. No recuerdo exactamente qué decíamos, pero los equipos no estaban parejos y dije algo así como “¿Tres contra uno?”. Entonces Xariff se me fue encima y me dijo: “¿Me estás diciendo gordo?” Y yo, sin saber qué carajos pasaba por su mente, “¿Qué?”. Entonces procedió a torcerme el brazo hasta que el dolor me tiró al suelo. Desde luego, nadie hizo nada para evitarlo y yo no podía denunciarlo. En una escuela nunca hay estado de derecho, sólo la ley del más fuerte.

Había un niño llamado Tobías al que todo el mundo chingaba. Era un muchachito delgado y bajo de estatura. Sabíamos que no tenía mucho dinero por sus zapatos maltratados, su mochila remendada, su uniforme deslavado y el coche viejo de su papá. Por eso, y por el pecado de ser tímido, era objeto de las burlas y abusos de muchos de los “populares” de la escuela. Le pintaban zorros en su mochila y en sus libretas, le aventaban bolitas de papel con saliva y escondían sus pertenencias. Xariff era especialmente violento con él, siempre le daba coscorrones y lo llamaba con insultos homofóbicos. A veces le daba puñetazos en el estómago, sólo porque sí.

Un día, Xariff estaba en el campo de futbol platicando con sus amigotes, cuando Tobías llegó por detrás y le clavó una navaja en la lonja. Escándalo y confusión inmediatos. Los guardias de seguridad del Countri bajaron de sus atalayas y sujetaron a Tobías, que no opuso ninguna resistencia, mientras los amigos de Xakurt lo llevaban a la enfermería. El gordo se salvó; las capas de grasa protegieron sus órganos vitales. A Tobías lo expulsaron de la escuela y lo llevaron a un reformatorio. No sé qué fue de él.

En el Countri se dio la alarma: el acto de violencia sin sentido que había ocurrido en los patios de nuestra escuela era una clara señal de que la juventud estaba perdiendo sus valores. Por las semanas siguientes, Pelón nos dio pláticas especiales sobre el tema.

-Estamos perdiendo nuestros valores -decía casi llorando-. Y el valor más importante: el amor. Ya sé que ustedes piensan que esto que digo son cursilerías y que eso del amor está pasado de moda. Pero el amor es algo que no se circunscribe a lo que es o no moderno. ¿Cuál es el problema con ustedes? ¿Por qué no aman a su prójimo?

Y así por el estilo. A nadie, entre maestros, directivos y padres de familia, se le ocurrió preguntarse por qué Tobías había acuchillado a Xariff. En vez de eso, echaron la culpa a la televisión, a los videojuegos y a la música, todos responsables de la pérdida de los valores. Nadie se dio cuenta de que pasó lo que pasó precisamente porque eran los mismos valores de siempre los que se venían practicando.

Capítulo siguiente

Anuncios

Acerca de Maik Civeira

Escritor friki.
Esta entrada fue publicada en La Ciudad de las Palmeras. Guarda el enlace permanente.

Sé brutal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s